Somos una organización sin fines de lucro, administrada desde la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, que pone la capacidad interdisciplinaria de la escuela al servicio de la ciudadanía.

Nuestra misión

Queremos acompañar a familias y comunidades en la mejora de su ambiente familiar y comunitario.

Nos enfocamos en el acompañamiento a familias y comunidades vulnerables bajo el concepto de colaboración y una aproximación sistémica en la identicación de problemas y la generación de alternativas de solución.

Desde la perspectiva académica, el objetivo principal de Impulso Urbano es crear escenarios de aprendizaje y concientización en nuestros alumnos, voluntarios y demás colaboradores para reconocer los problemas que enfrentan las comunidades vulnerables y defnir la responsabilidad que tenemos como sociedad y como profesionistas en búsqueda de una mayor equidad social.

¿Qué hacemos?

En Impulso Urbano desarrollamos e implementamos estrategias participativas para la mejora de vivienda y espacio público.

El programa parte del hecho que los barrios marginados, en general, carecen de las condiciones de vivienda mínima y espacios dignos para el encuentro comunitario o del equipamiento necesario y accesible para promover la salud, recibir educación, tener acceso al recreo y la cultura, o abastecerse de víveres indispensables.

¿Cómo trabajamos?

De manera general, los proyectos se identican mediante estudios urbanos y sociales conducidos en los talleres de diseño, siguiendo una metodología que requiere la revisión de datos demográcos, económicos y sociales para lo cual se utiliza el banco de datos del INEGI y otras dependencias como la SEDESOL, la Secretaría de Salud y la Secretarìa de Educación entre otras.

El diagnóstico que resulta de los análisis, refleja la situación económica y social de la comunidad, pero además la calidad de la infraestructura y el equipamiento existente en los barrios marginales. Estos análisis permiten hacer conciencia -en todos los participantes de Impulso Urbano- sobre la necesidad de buscar mejores alternativas para estos grupos vulnerables, pero ante todo, permiten a los estudiantes reflexionar sobre el propósito público de sus disciplinas.

Una vez realizado el diagnóstico, el equipo formado por alumnos y profesores implementamos un protocolo de selección de proyectos que cumpla con el objetivo del programa y que benecie a una familia o una comunidad de manera directa.

Los criterios de selección empleados incluyen:

  1. La existencia de la necesidad palpable por mejorar el ambiente comunitario o familiar.
  2. El nivel de organización de la comunidad.
  3. El deseo por participar en la transformación de su espacio.
  4. La titularidad del terreno donde se trabajará.
  5. La disposición para cooperar con los recursos -lo cual incluye recursos materiales y mano de obra-.

Desde los ejercicios de vivienda, hasta los ejercicios de proyectos comunitarios se piensa en soluciones que sean concretas, pero con un enfoque de desarrollo integral.

De esta manera, los proyectos tienen una relación con problemas mayores en la sociedad como la pobreza, la inseguridad, la equidad, entre otros.